fbpx Asunción está de moda: shopping y cocina gourmet en la capital guaraní | ADG Inversiones Inmobiliarias

Asunción está de moda: shopping y cocina gourmet en la capital guaraní

La nueva y la tradicional. La del auge de los malls y la del Mercado 4. La del
comer popular y la de las cocinas gourmet. La del dormir a todo confort y la
del arte. La capital del Paraguay se despereza sin renunciar a su esencia.

En una esquina está el chipero con una canasta de panecillos en la cabeza; en
la de enfrente, Medialunas Calentitas (sí, las de Punta del Este). En otra
ochava céntrica, la vende-yuyos: una mujer que machaca aromáticas en un
mortero según el síntoma que le describan, macerando un mix de hierbas que
utilizan como remedio casero para agregarlo al tereré o simplemente
saborizarlo

A unos pasos se encuentra Café Consulado, el primer punto de encuentro
hípster de la ciudad, donde una barista con tatuaje y labios morados (que se
retoca usando la cafetera como espejo) prepara cold brew e infusiones
personalizadas en este "Starbucks de autor" que sirve carrot cake, red velvet y
los grandes favoritos de este tipo de espacios (muffins, cookies) en los que,
además, suelen colgar exposiciones rotativas de collage, bordados e
ilustraciones. Aquí se escucha hablar inglés y se ven jóvenes profesionales con
sus notebooks, sentados con extraños en mesas comunitarias, improvisando un
co-working.

Para los que prefieren localismos sin perder el ambiente cool, Café de acá es
muy concurrido para tomarse un cocido (tradicional yerba mate quemada con
azúcar al carbón) con mbejú (torta aplastada hecha con almidón de ¿qué?,
queso y huevos), pastelitos y bollos de guayaba. Decorada con estética vintage,
en esta casa con alma reciclada, todo es tentador. Tienen un bar de yerbas
orgánicas y yuyos frescos o secos; sirven mate y tereré. La bombilla es tuya, te
la llevás a la Argentina.

LA COCINA Y OTROS ENTRETENIMIENTOS

Para los melancólicos que no dejan el tiempo pasar, siempre estará el Bolsi
que, desde 1960, sirve en su barra en U platos de la abuela que emocionan -
ahora se conocen como comfort food-, a precios accesibles y que atraen a un
público variado. "Tienen que probar las coxinhas, la chipa argolla y pajaguá
mascada, unas croquetas de mandioca, carne picada y verdeo", asegura Berta,
que hace 30 años trabaja en este local del centro.

Otro de estos templos que no han cambiado un detalle en 60 años es Lido que,
aprovechó el envión foodie transformador para abrir su segunda sede, y lo hizo
en un barrio en expansión -Villa Morra- pero replicando su estética retro. Aquí
se puede pedir un rico chipa guasú y una sopa de pescado. Por estas cuadras
también inauguró su segunda tienda Ceci Gross, el primer sitio en servir
brunch en la ciudad, un nutrido buffet que montan sábados y domingos con
vista a un jardín, todo muy hippie chic.
En el otro extremo, en el laberíntico Mercado 4, se puede palpar la cultura
popular con stands de cocina ambulante que ofrecen a los gritos butifarra
calentita y lomitos. Este es el lugar indicado para conseguir un kit de tereré al
mejor precio (guampa + termo frío/caliente de acero inoxidable con funda de
El cálido ambiente de el Café de Acá. Fuente: Lugares - Crédito: Vera Rosemberg
s acuero estampada), entre vendedoras de harina de mandioca, traficantes de
aves, cosméticos, figuras de santos, frutas tropicales, gallos y ropa deportiva
de imitación al compás de relatos de fútbol y música romántica que
entretienen a los puesteros. Para relajarse después de la tensión ferial, una
birra artesanal, sí, porque hasta aquí también llego la moda. O una
hamburguesa en El gringo caliguayo, un californiano mitad paraguayo que se
montó un quincho-truck muy informal de burgers y tacos. Otro dato para una
salida de inspiración tex-mex es Paseo Carmelitas, con la cantina Nacho
Rey
, vecina a Birrería.

Muy cerca, la galería a cielo abierto Via Allegra suma glamour con pisos de
azulejos, fuentes, bazares de diseño, una barbería, un deli de productos
importados y la boutique Dior. A pocos metros esperan dos hits: Long Bar, un
spot de impronta hawaiana para jóvenes y King Fish, con paredes vegetales,
un patio y un escenario para bandas en vivo.
 

"Hace ocho años, cuando empecé a venir a Asunción, me sonaba a pueblo, por
eso me gusta y me siento identificada", cuenta Marcia Rodríguez, una chef
mendocina de Vistalba, ahora radicada en la ciudad que la convocó para
desarrollar la apertura de restaurantes argentinos que desembarcan en
Paraguay. "La propuesta gastronómica de Asunción nunca hubiera despegado
sin toda la influencia que vino de afuera. Ellos son pocos, medio millón de
personas. Palermo tiene la mitad de habitantes, esto es muy chico y a la gente
le gusta quedarse en su zona de confort, no van tanto a lo desconocido", dice la
consultora gastronómica que es chef ejecutiva de Novecento de Plaza Moiety.
Este es el último polo gourmet que surgió con el objetivo de darle vida al
camino al aeropuerto, en una zona donde también hay nuevos hoteles, como el
Dazzler (preferido de artistas y deportistas), y la torre corporativa Aviadores.
Además del bistró argentino que posicionó las empanadas salteñas y los ñoquis
del 29 en los paladares locales, está Negroni, con excelentes aperitivos y
sushi de toques autóctonos como los niguiri de surubí (también hay ceviche de
surubí) con hilos de mandioca crocante. Y está Taj, un bar que salió premiado
el mejor de Brasil, con alta coctelería que despacha desde un impecable
pharmacy bar. Muy original la piña colada que el comensal va colorando y
endulzando con una pipeta de cordial de hibiscus. Próximamente en esta plaza,
dominada por modernas esculturas lumínicas, se vienen dos grandes
distinguidos de Buenos Aires, Tequila y Osaka. Pionero fue Sushi club que
cuando en 2009 llegó a Asunción, no había nada así.

Hoy la ciudad vive el estreno del casino Vivant!, en el Yacht&Resort Club
Paraguayo
(ese clásico recomendado para una estadía frente al río con muy
buena cocina), la propuesta de entretenimiento que llegó con equipos de
última generación, únicos en América del Sur, en una inversión brasileña
millonaria. Para su restaurante La Musique eligieron una carta japonesa,
diseñada por los creadores de The Brooklyn Hotel, un "speakeasy" (bar
oculto) asunceño de los mismos fundadores del palermitano Nicky Harrison,
una muestra de que la coctelería argentina también está haciendo ruido por
estos lados.
 

LA REINVENCIÓN CULINARIA

En la región de las misiones jesuíticas guaraníes, los locales preparaban tortas
y panes de mandioca y de maíz que se complementaron con ingredientes
traídos por los conquistadores (carne, leche, quesos, huevos), origen de las
comidas que perduran de la época colonial. En este contexto pudo haber
nacido la sopa paraguaya, que es sólida y se disfruta, revisitada, en Ofelia.

"Recorrer regresando" es la invitación de esta cocina contemporánea que se
construye con raíces e influencias. De bienvenida del chef sirven una pajagúa
mascada de cordero.
 

Para probar clásicos nacionales reversionados, es aconsejable ir al mediodía a
Table d' hôtel y abordar un menú que arranca con vori vori de pollo con
crutones de queso paraguay apanados en panko y aceite de oliva infusionado
con kuratu (cilantro en guaraní). Le sigue colita de cuadril con mandioca
caracú, farofa con panceta y banana frita, hojas de tajao (col nativa) salteadas
en ajo y castañas de cajú. El postre es cheesecake de queso paraguayo y
mamón. El nombre del restó hace referencia a un personaje de ficción que fue
inventado para construir la trama y el edificio La Factoría, un espectacular
hotel industrial.

La nueva gastronomía paraguaya subió un escalón cuando Tierra Colorada
entró al famoso ranking Latin America's 50 Best Restaurants en 2016; en su
cocina, el chef propietario Rodolfo Angenscheidt reivindica los mejores
productos del país. Un surubí en hojaldre con mozzarella y catupiry, crema de
limón, cedrón Paraguay y vegetales; o el grillado y terminado al vacío con
infusión de burrito y menta, calabaza y arroz kesu (uno de los platos más
consumidos en el país) al azafrán. De las pastas, ravioles de asado a la olla con
puré de chipa guazú y cebollas quemadas.
 

El arribo de Master Chef Paraguay, el reality de cocina más importante del
mundo, también marca el termómetro culinario del que está gozando el país.
Después de ser un éxito en Latinoamérica, el programa que nació en el Reino
Unido en 1990 y que ya se emitió en 52 países, vino por primera vez a
Paraguay este año, con el mencionado Rodolfo Angenscheidt como uno de los
jurados. Otro de ellos es José Torrijo, al frente de Takuare'e: en la planta baja
del Dazzler propone seafood conceptual y bebidas elaboradas con caña, un
sabor local primordial del restaurante de fusión mediterráneo-paraguaya.
 

RECORRER ARTE

El lado más expresivo de la ciudad está en el centro y se recomienda caminarlo
hasta dar con sus murales más famosos: representan indígenas, animales de la
selva y héroes nacionales. Uno de ellos se encuentra sobre Chaco hotel, punto
vintage de 1975 donde acaba de abrir el bar Mariano Domingo, con mobiliario
original y empapelado ocre a tono con las noches de jazz.
 

Las artesanías están en La Recova, a unos metros del puerto de Asunción;
nació como un punto estratégico para las personas que llegaban. Este paseo
artesanal en una galería con arcadas ofrece lindos accesorios de cuero
repujado, ropa hecha a mano para la casa y para la familia, como unos
individuales de ñandutí (el motivo "tela de araña" que demuestra la habilidad
guaraní para los tejidos y la cestería), vestidos de lienzo bordado y trabajos de
varias localidades del país, como Itaguá. Las cerámicas vienen de Areguá (si
vas para allá, no te pierdas el Centro Cultural del Lago). Y para ver el legado
indígena impreso en esta tradición hay que visitar el Museo del Barro.

En la esquina de Palma y Alberdi hay una feria artesanal, y otra en la Plaza de
la Libertad, frente al mítico Hotel Guaraní, que domina la manzana con una
terraza panorámica. Desde arriba, se ve una postal del casco histórico, con las
torres de la catedral metropolitana, la cúpula del Panteón y los edificios
ochentosos de oficinas.
Para un pantallazo del costumbrismo paraguayo y los talentos emergentes en
formato galería, Hepner. "Queremos fomentar el mercado de arte paraguayo
aquí y afuera, proponemos artistas contemporáneos y vendemos: la venta era
el paso que faltaba", explica Sofía Hepner, hija del banquero que fue
marchante de arte de los pintores locales consagrados. "Del muralista Fidel
Fernández a uno de antes como Víctor Ocampos, pasando por los abstractos de
Cacho Falcón -que vive en Nueva York- o la fotografía de Waldo Longo", aclara.
La galerista nos sugiere que continuemos el itinerario por uno de los barrios
más top de la ciudad, Manorá, con La Marchante, un supermercado orgánico,
y Lomas bar para tapeo. En esta zona residencial donde han vivido personajes
locales, con casonas espectaculares resguardadas tras altos paredones, las
calles no tienen vereda y hay carteles que advierten que es "zona peligrosa en
días de lluvia".
Quien quiera seguir en esta línea histórica, no debería soslayar La Misión , un
hotel de diseño que cuenta el pasado del país a través de las artes decorativas
en cuatro pisos y 37 habitaciones que hablan del encuentro de culturas y la
colonización. Ni dejar de ver el tejado, con sus fragmentos de ruinas.
 

POR LOS MALLS
 

Uno de los shoppings que se acaba de ampliar es Mariscal, enfrente de otro
buen punto de compras: Villamorra. A unos minutos está el epicentro de un
viaje de compras, la confluencia del Shopping del sol (con Forever 21: en el
2° piso tiene una sección de sale con descuentos de hasta un 60%; una
completísima colección de Mango; Gap: tiene temporadas anteriores; las
brasileñas Animale, Hering, Melissa; los zapatos fabulosos de Steven Maden;
Carolina Herrera, y la española Purificación García, entre etiquetas argentinas
de Cardón, Ginebra y Vitamina) con La Galería, que sorprende por su diseño
interior abalconado y unas terrazas de gastronomía que dan al exuberante
patio central. El primer local en Paraguay de Rapsodia, el de Aeropostales y el
de eShop estuvieron aquí.

La inmensa propuesta de moda incluye etiquetas de lujo en el multidepartamental Sax (con Valentino, Fendi, Céline, Ferragamo, vestidos de
novia, 400 m² de gafas) y favoritos de fast fashion como Indian Emporium y
Zara. "Tenemos las marcas más buscadas por los argentinos, además del
beneficio del 10% de descuento en locales adheridos para turistas
internacionales. Cuando inauguramos, en 2016, el 70% de nuestros clientes
extranjeros era argentino; el año pasado, el 85%, y en lo que va del año,
podemos decir que subimos a un 95%. También buscan electrodomésticos y
tecnología. Creo que esto es coyuntural, que va más allá del tipo cambiario que
en este momento les conviene, es algo más constante que se está instaurando",
explica Hugo Acosta, gerente de marketing del Paseo.
 

Monalissa, una súper perfumería oriunda de Ciudad del Este (con un surtido
que sólo se ve en París), abrió un local en La Galería y la razón es simple: la
capital es la que ahora convoca a los turistas. Asunción recibe cada vez más
visitantes y no sólo son los de las provincias limítrofes que van a comprar
tecnología.

En Galería Central también se ven muchos de Buenos Aires que vienen a
buscar su iPhone (para mayor seguridad, conviene comprarlo en un shopping)
y cámara GoPro. Parece que los porteños descubrieron algo que correntinos,
chaqueños y formoseños ya sabían. A este panorama hay que sumarle el de las
inversiones, que captura un público corporativo. La hotelería, en consecuencia,
también creció

Asunción es un destino cercano todavía poco evidente. Es la escapada para ir
de compras con acceso a marcas internacionales y, de paso, descubrir sabores
distintos a la hora de comer.

Los taxis son accesibles y cómodos para moverse por la ciudad. Para distancias
cortas se puede optar por su línea urbana de colectivos, con pintorescas
unidades de los 80 y boleto de papel.
 

CÓMO LLEGAR

Amaszonas. Vuelo directo Buenos Aires (desde Aeroparque) a Asunción con dos
frecuencias diarias. Además, Salta-Asunción tres veces por semana (martes,
jueves y domingo).

 

DÓNDE DORMIR

Resort Yacht y Golf Club Paraguayo. Avenida del Yacht 11. Emplazado frente al
río y cerca de un grupo de islas, es ideal para una estadía natural, con playa
privada, alta gastronomía y un desayuno de categoría. Totalmente renovado,
tiene campo de golf, canchas de tenis, gimnasio y spa. Las dobles son amplias
(algunas tienen vista al río), desde u$s 130. Además, cuenta con siete luxury
suites: departamentos de más de 45 m², cada uno decorado con un estilo
diferente.

Dazzler. Av. Aviadores del Chaco y Vasconcellos, frente al Shopping del Sol. Por
su cercanía a los centros comerciales y al aeropuerto, es estratégico en plan de
compras y confort. Tiene alianzas con varias marcas, con descuentos del 10%
que se solicitan en el front desk. Súper luminoso, de líneas simples, tiene
habitaciones blancas y una terraza con piscina panorámica. La barra es muy
linda para desayunar, con vista al deck exterior. Hay descuentos de 30% por
estadías extendidas a partir de 3 noches.

La Misión. Dr. Juan Eulogio Estigarribia 4990. Atención personalizada y
ubicación privilegiada frente a Mariscal shopping y a pasos de los mejores
restaurantes y comercios. De lujo y de culto, con arte sacro en los pasillos y
una estética cuidada en cada una de sus suites. Cuenta la historia del país a

partir de las misiones jesuíticas, con un ambiente que mezcla lo antiguo, lo
moderno y lo artesanal.

La Factoría. Dr. Francisco Morra 813. Este hotel conceptual cuenta la historia
de la aristocrática Ofelia Centurión, la última heredera del edificio de 1930.
Réplica de una antigua fábrica siderúrgica de techos altísimos, que fue
restaurada, el lobby es una biblioteca y el patio es un espacio agradable con
pileta y estanque. Diseño, buen gusto y pasión por los detalles dominan el
lugar, de luz tenue y ascensor negro. Su restaurante Ofelia propone cocina
contemporánea con especialidad en parrilla y pescados.

Hotel Guaraní. Oliva, esquina Independencia Nacional. Hospedaje céntrico en
un edificio mítico de Asunción de 1958, con mármol y arañas de cristal. Se
remodeló con los años, sin alterar la estructura original. Impresionante terraza
de 1500 m² con piscina y espejo de agua.

 

DÓNDE COMER

Café Consulado. O'Leary, entre Palma y Presidente Franco. Primer café
especializado de Asunción, con latte art y su propio blend de granos
seleccionados de Brasil, Colombia, Guatemala y Etiopía. Hay cold brew, bagels,
pastelería (como roll de canela) y un menú de medio día (puede ser sopa +
tarta de humita con verdes). Buenos precios, linda terraza y un interior
decorado con una biblioteca e ilustraciones. Lunes a viernes de 9 a 21;
sábados, de 10 a 22.

Café de acá. Tte. Vera 1390, esq. Dr Morra. Una casa cálida, de estilo vintage
chic, con muy lindos exteriores, donde se pueden pedir snacks de todo tipo,
desde los clásicos paraguayos a waffles y churros. Buen chocolate frío a la olla
(18.000 guaraníes) y café con leche condensada y chantilly. Todos los días, de
7.30 a medianoche.

Bolsi. Estrella 399, esquina Alberdi. En pleno centro, con un amplísimo menú
accesible, que abarca desde la curiosa empanada de huevo duro al surubí en
múltiples presentaciones: a la milanesa, grillado, al horno, a la cosa nostra,
con salsa de camarones, a la teja y estilo guaraní. Abre las 24 horas.

Lido. Palma y Chile. Sí o sí hay que sentarse en la barra, símil los lunchonettes
de Brasil. La carta es variada (muy bueno el chipa guasú y el pastel mandi'o) y
se extiende con el menú de día, que puede ofrecer sopa de surubí y pollo al
horno con sopa paraguaya

Ceci Gross. Souza 5590. El reino de los dulces, con opciones como cheesecake
de frutos rojos y suspiro limeño. De lo salado, se recomienda la croquemadame.

Novecento. Av. Aviadores del Chaco 3215. Casual y elegante, el restaurante
con sucursales en Miami, México, Montevideo, Córdoba y Buenos Aires, llegó a
esta ciudad. Sugerencias: carpaccio new style y ojo de bife braseado en
Malbec con cremoso de papas aromatizado con funghi porcini.

Taj. Av. Aviadores del Chaco 3215. Conocido bar de origen brasileño con
coctelería de autor y corte oriental.

La Musique. Avda. Del Yacht 11. Sushi bar dentro del impresionante casino
Vivant, que acaba de estrenarse. Tablas distinguidas para acompañar con
champagne Veuve Clicquot.

Tierra Colorada. Santísima Trinidad 784.Imprescindible reservar para
asegurarte la experiencia gourmet del chef Rodolfo Angenscheidt y su cocina
paraguaya moderna. Platos internacionales con acento latinoamericano y
presentación expresiva.

Jhonny B Good. Av. Aviadores del Chaco, esq. Vasconcellos. El local es inmenso
y las porciones, también. Los favoritos norteamericanos para compartir en un
entorno musical, ideal para grupos y mesas largas. Postres bomba. Abierto
todos los días de 11 a la madrugada.

Sushi Pop. Paseo La Galería, nivel 2. Los recomendados son la tabla Black con
el trago Pasion Pop (caña paraguaya, jugo de mburucuyá, durazno y azúcar),
para sentarse en la terraza después de una tarde de shopping en La Galería.
Todos los días, de 11 a medianoche.

PASEOS Y EXCURSIONES

Museo del Barro. Grabadores del Cabichuí 2716. Más de 4.000 piezas de
producción mestiza desde el siglo XVII en adelante (tallas en madera, tejidos,
encajes, cerámica y orfebrería) y una colección de 300 cerámicas
precolombinas de todo el continente americano. Miércoles a sábados, de 9 a 12
y de 15.30 a 20. Entrada libre.

Centro Cultural del Lago. Yegros 855, Areguá. T: (00595) 29143-2293. Vale la
pena una escapada a la cuna de la artesanía en cerámica, a 28 km de
Asunción. Promociona a artistas y artesanos a través de simpáticas
exposiciones y talleres en una pintoresca casona colonial, donde también se
puede apreciar al maestro local del arte naif. Jueves a domingo, de 10 a 18.

Galería Hepner. Nuestra Señora del Carmen 623. Curaduría de Sofia Hepner,
hija del merchant Daniel Hepner, quien estudió Historia del Arte en Buenos
aires y regresó a Paraguay para lanzar su primer proyecto como galerista,
muestra una propuesta variada de artistas de todas las épocas y precios. Ella
misma hace la visita guiada por la exposición. Lunes a sábados, de 10 a 18.

 

DÓNDE COMPRAR

Palma. Colón 171, en La Recova. Línea completa de finas artesanías
paraguayas (filigrana en plata, ahó-Poi, encajes, ñanduti y cerámicas).
Shopping Mariscal. Quesada 5050. Todos los días, de 9 a 21.
Villamorra Shopping. Av. Mcal. López y Senador Long. Abre de 9 a 23.45.
Shopping del Sol. Av. Aviadores del Chaco, esq. Profesora Delia González.
Todos los días, de 9 a medianoche.
Paseo La Galería. Av. Santa Teresa, entre Aviadores del Chaco y Herminio
Maldonado. De 10 a 21.
Sound Data. Palma 633, en Galería Central. Gran surtido de electrónica y
tecnología.
 

Por: Carolina Cerimedo
Fuente: La Nación (ar)

Etiquetas: